Concepciones contemporáneas que nutren la reeducación

Las necesidades contemporáneas han llevado a que la pedagogía amigoniana se nutra de reflexiones antropológicas y sociales desde las distintas disciplinas, de tal suerte que los campos dialógicos se alimentan mutuamente y se manifiestan en los procesos epistemológicos de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, impactándolos para que sean innovadores y se asuman desde una postura crítica; de ahí que exista una responsabilidad ética, educativa y política de cara a la sociedad, la pedagogía amigoniana se muestre agenciante, haga resonancia en la transformación del ser y repercuta en la reconstrucción del tejido social; es por ello que el taller pretende resaltar no solo desde la teoría, sino también desde la experiencia, la horizontalidad con la cual se concibe.

al joven y al educador para generar posibilidades de producción crítica, didáctica, liberadora en torno a la pedagogía amigoniana (Beltrán Peña, 2014; Martínez Pérez, 2007).

En las sociedades contemporáneas se identifica cada vez más el bienestar personal con un mayor consumo. A su vez, se refuerza una tendencia a perseguir bienes posicionales, esto es, bienes que sólo lo son en la medida en que no todos pueden consumirlos. La competencia por bienes posicionales suele darse entre miembros que comparten algunos parámetros. Así, quien vive en un barrio pobre no perseguirá los bienes que persigue un gerente de empresa, sino aquellos que muestran un estatus superior dentro del propio barrio (mientras que el gerente hará lo propio en comparación con otros gerentes o con lo que consumen sus amigos, por ejemplo).

Los amigonianos con la visión de ver más allá siempre estamos atentos a los signos de los tiempos y hemos adaptado nuestras prácticas a las nuevas realidades sociales. Cada uno de los eventos programados a nivel planetario por la Familia Amigoniana busca siempre este objetivo y el Tercer Encuentro Internacional de Pedagogía Amigoniana no fue la acepción.