Del envío

Jesús
Jesús

Padre misericordioso Tú has enviado a tu hijo Jesús, Buen Pastor, para llevar a cabo tu Redención, para instaurar tu Reino en nuestro mundo. Él también envió a sus apóstoles y discípulos a continuar esta misión fortalecidos por tú Espíritu Santo.

El Espíritu que un día inspiró al P. Luis Amigó un nuevo carisma para colaborar en tu Redención. El Espíritu que ha descendido también sobre nosotros en nuestro Bautismo y Confirmación, que nos ha llamado a seguirte como Amigonianos.

Nuevamente nos sentimos enviados por Ti como Familia Amigoniana a colaborar en tu Redención. A vivir la comunión para ser signo de tu presencia amorosa entre nosotros. A formar comunidades en las que podamos vivir nuestra fe, sentirnos hermanos y acoger en tu nombre a los alejados y perdidos, los niños y jóvenes en dificultad para que se sientan dignos hijos tuyos.

Te damos gracias por mirarnos con predilección y permitirnos compartir tu misión. Somos limitados y pecadores, pero estamos abiertos a tu gracia y misericordia. Confiados en Ti, impulsados por tu Espíritu, con la intercesión de Ntra. Madre Dolorosa, S. Francisco, el P. Luis Amigó y Ntros. Hermanos Mártires, nos ponemos en tus manos para que con nuestra humilde mediación continúes hoy tu plan de salvación para nuestro mundo. Amén.