Entronización de la llama Amigoniana

 25 AÑOS DE LA VENERABILIDAD

DE NUESTRO PADRE LUIS AMIGÓ

OCTUBRE 13 / 2017

 

AMBIENTACIÓN: celebración para realizarse el 13 de cada mes durante este año de la Venerabilidad de padre Luis amigo, fraternidades, MLA, laicos que comparten la misión, (alumnos profesores padres de familia, y demás miembros de las obras) disponemos un lugar apropiado con la Palabra de Dios, una imagen del Padre Luis Amigó, una vela o un cirio, flores, y estampa con el Septenario a Nuestra Madre de los Dolores.

SIMBOLISMO DE LA LUZ

En la Biblia es a Dios a quien radicalmente se aplica el lenguaje relativo a la luz. “La Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre”  (Jn 1,5), pero el mundo no lo recibió y prefirió la tiniebla… Yo soy la luz del mundo, el que me siga no caminará en oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn 8,12)  palabras que proclamó Jesús precisamente en la fiesta de las tiendas. Llamadas también la fiesta de la luz en el templo de Jerusalén.  Ya el anciano Simeón había pronunciado las proféticas palabras “Luz para alumbrar a las naciones”. (Lc 2,32)

El símbolo de la luz está pensado en nuestras celebraciones para ayudarnos a entrar en el misterio. La luz nos habla de Cristo, vida, cercanía, fe, atención, espera, verdad, felicidad, fiesta, amor… todo esto es signo de que algo arde, está vivo, está despierto en cada creyente, en la comunidad, en el hogar, ahí muy cerca de ti, en tu familia, es la alegría y la certeza de los que estamos convencidos que Cristo está presente como Luz verdadera.

Encendemos la luz

LEEMOS Y ORAMOS EL SALMO 26.  “El Señor es mi luz y mi salvación”.

Contemplemos la luz que acabamos de encender … observemos cómo ilumina el hogar, cómo nos ilumina a cada uno de nosotros, cómo ilumina a toda nuestra familia amigoniana, con la seguridad que la vida y santidad de “Luis Amigó el hombre que se fió de Dios” fue, es y seguirá siendo luz en el corazón de quienes hemos acogido su identidad carismática y desde el compromiso y vivencia de ella,  hemos permitido  que su espíritu permanezca vivo  y la llama de su testimonio sea la mejor invitación para prolongar la luz que nos ha legado: Una vida comprometida con el Evangelio, con el pobre, con el marginado.

Es esta la LLAMA AMIGONIANA que encendemos hoy y el día 13 de cada mes para agradecer al Señor el regalo que hace  25 Años  ha concedido a toda la familia amigoniana con la Venerabilidad de Nuestro Padre Luis Amigó. También pedirle humildemente nos conceda la gracia de su pronta Beatificación para que su vida, obra y santidad  sea reconocida en la Iglesia y en el mundo, e imploremos gracias para todos los cristianos. Otra de las intenciones de esta celebración mensual es presentarle al señor las necesidades de los miembros de la familia amigoniana en el mundo, oración que aremos los treinta y dos países donde está la  congregación.

INVITACIÓN:

Uno de los presentes toma la luz en la mano, mientras otro de los presentes dice:

  • Necesitamos de esta luz para mirar y descubrir la presencia de Jesús que es Luz.
  • Luis Amigó nos dice tú eres luz y de ninguna manera la podemos apagar.
  • Tu vida, mi vida, es luz que ha de consumirse en la oración y entrega en la misión.
  • No permitas que tu luz se apague, mantenla encendida.
  • Todos tenemos dones y cualidades que sirven de orientación a los demás, son las pequeñas luces con las que iluminamos la vida de otros.
  • Descubramos estas luces y seamos camino luminoso como nos lo enseñó Luis Amigó.

COMPARTIMOS ESTAS INVOCACIONES:

  • Señor tú iluminas a todo hombre, que camina por este mundo, ilumina nuestros corazones, unifica nuestro espíritu y danos la paz verdadera.
  • Tú Señor que haces de la oscuridad luz y de la noche día y todo es claro para ti, ilumínanos para seguir tu camino.
  • Señor enciende tu luz en nuestros corazones y toda nuestra vida quedará iluminada.
  • Te pedimos tu luz para saber dar al mundo razón de nuestra esperanza.
  • Señor que cuantos vean nuestro diario vivir se sientan iluminados y fortalecidos con tu luz.

REZAMOS EL SEPTENARIO

A tener en cuenta: Esta es la celebración de apertura de la entronización de la llama amigoniana, 13 de octubre del 2017

Continuamos el 13 de cada mes con la llama encendida y el rezo fervoroso a nuestra madre de los dolores, en todas las comunidades y países de la congregación, teniendo en cuenta el objetivo mencionado arriba, hasta el 13 de junio del 2018, fecha en que cerraremos el año jubilar.

Se pueden tener presente con antelación cantos, septenario bíblico, o comentario a cada uno de los dolores, todo esto de Acuerdo al dinamismo y creatividad de las comunidades y siempre la figura del Padre Luis presidiendo la celebración.