Juntos somos más

Este es el llamado que en nuestros días se hace por parte de las Congregaciones de Religiosos y Hermanas Terciarias Capuchinas a la Familia Amigoniana que compartimos el Carisma y el Espíritu Amigoniano que los llevamos a la práctica a través de nuestras diversas vocaciones.

Dejémonos tentar por el llamado para ir generando innovadoras formas de participar activamente el en Carisma que el padre Luis Amigó nos legara desde que trabajaba con la Tercera Orden Seglar en la huerta valenciana.

Debemos hacer uso de las nuevas dinámicas de la comunicación que permiten abrirnos a nuevos escenarios y a nuevas realidad que demandan nuestra presencia y nuestro Carisma, para ello podemos ir cambiando algunos paradigmas que muy seguramente facilitarán nuevas prácticas, tengamos en cuenta la diferencia en estos tres aspectos:

  1. Misión:Distinguir entre la misión y la tarea. Hasta ahora ha habido más una estructura piramidal, en la que se reparten tareas más que se comparte carisma. La misión es evangelizar, y esto impregna todas las tareas.
  2. Compartir:Cada uno desde donde puede y según sus circunstancias adquiere un nivel de compromiso, desde la colaboración a la corresponsabilidad. Lo ideal es incorporar este compartir también en las familias.
  3. Futuro:No hay misión compartida sin vida compartida. El futuro empieza hoy, todo está por hacer, todos los caminos están abiertos. Se trata de ir creando estructuras e itinerarios.