La formación clave del éxito de las Hermanas Terciarias Capuchinas

Permanentemente El Santuario de la Cueva Santa que es uno de los más emblemáticos símbolos tradicionales, culturales, históricos y religiosos de la villa de Altura, y de la Comunidad Valenciana, acoge a con gusto a las hermanas que venidas de varias demarcaciones del mundo donde tienen obras las hermanas Terciarias Capuchinas para un mes de formación, que sirve además para adentrarse en la realidad personal de cada hermana y así revitalizar su ser y su vocación con los cuales trazar un sendero nuevo de alegría, esperanza y fe en beneficio de sus comunidades y de toda la Familia Amigoniana.

Después de este intenso y significativo mes de formación permanente se vuelve a las comunidades con un espíritu recargado y con apremiante urgencia de ir en pos de la oveja descarriada así como el padre Luis Amigó nos exhorta a trabajar por los más desamparados y marginados de la sociedad.

Es de anotar que al llegar a sus comunidades las hermanas también reciben formación y preparación según las necesidades humanas, espirituales y carismáticas, también es clave la autoformación como responsabilidad personal en este periodo de formación permanente, que como ellas mismas lo expresan dura toda la vida.