La fuerza de la Familia Amigoniana

La ‘obra’ del padre Luis Amigó que este año celebró 131 años de fundación de trabajo social en pro de los más desamparados y desprotegidos.

Los Amigonianos están aprovechando los 131 años de aniversario para hacer un recuento de sus aportes en bien de la sociedad en especial de la infancia desprotegida y vulnerable y mostrar su fuerza ante la opinión pública.

La propuesta Amigoniana entiende que la razón por la que las personas asumen una actitud de cambio positivo, es porque ellas están motivadas para hacerlo es decir, el papel del Amigoniano es ser un emulador y motivador de cambio, para ello es necesario descubrir las estrategias que ayuden a transformar la propia vida y la de aquellos a los que nos han encomendado. No es una tarea fácil, ya que son muchas las rutinas y estas tienen un peso que detienen el cambio, sin duda es más cómodo conservar las antiguas prácticas, pero la emulación exige una renovación constante y con coherencia.

Además la Pedagogía Amigoniana es en cierto modo la delimitación de un modo especifico de enseñar, considerado valido dentro de un conjunto enorme de posibilidades. La validez de la misma es que se evidencia a lo largo de los años en diversos ámbitos, tales como la auto reflexión que nace de la capacidad del ser humano de repensar cada uno de sus actos y los de los demás, desde la posibilidad de un conocimiento, que justifica la labor del educador y de sus destinatarios.

La interacción entre los diversos miembros, un contenido que se estructura desde y con la realidad de cada persona, por último y quizás no lo menos importante es la reorientación que se da de la vida, que desde los procesos de reflexión genera una pedagogía única, intuitiva y adecuada que gracias a Luis Amigó y muchos pedagogos amigonianos es conocida como Pedagogía Amigoniana, ésta con la emulación nuevamente propone una pedagogía del amor, pues los sentimientos y de manera especial el amor ofrecen herramientas para ofrecer orientación y apoyo oportuno a cada persona, lo cual es absolutamente necesario para la formación.