Luis Amigó de Masamagrell

Luis Amigó y Ferrer nació el 17 de octubre de 1854 en Masamagrell (Valencia – España), donde su padre trabajaba como secretario del ayuntamiento. En realidad, su nombre de pila fue JOSÉ MARÍA, pero, al hacerse fraile años después, cambió -como era costumbre entonces- su filiación y se llamó ya en adelante Luis.

Su familia -como la mayoría de las familias de la clase media española de mitad del siglo XIX- fue una familia de corte tradicional y patriarcal que se regía por los dictámenes de la religión católica.

El ambiente que se vivió en su hogar fue primordialmente cálido y positivo, gracias, sobre todo, a la amorosa y tierna actuación de sus buenos padres. Pero no faltaron en él motivos de sufrimiento y de penalidad, originados fundamentalmente por desafortunadas operaciones económicas que acabaron con el buen nivel patrimonial de que gozó en un principio la familia y que la sumieron en un estado de cierta necesidad.

El mismo Luis Amigó nos refleja este clima de sufrimiento y de penalidad cuando nos pinta los relatos de su madre, en el que ella aparece claramente como una verdadera madre dolorosa.