Memorias VI Encuentro de Familia Amigoniana en Colombia

Octubre12 al 14 de 2019 en Bogotá

Día uno

Siendo las 11:15 am se da inicio a la actividad, con la bienvenida por parte de Fray Rafael García Tobar quien tuvo a su cargo la motivación inicial, con su intervención dispuso los corazones y los espíritus para el encuentro fraterno.

Luego se dio lugar para los saludos de bienvenida en el cual participaron Rosario Ramírez de Quezada, presidenta Nacional, Esperanza Rojas presidenta de la Regional Sabana de Bogotá y Carlos Zapata Sepúlveda de la Comisión Internacional Luis Amigó de Causa de Beatificación, en este momento se da lectura de la carta que será firmada y enviada al Papa Francisco pidiendo la pronta Beatificación del padre Luis Amigó, acto seguido se rota la carta para que cada uno de los 237 asistentes la firmen.

Llega el momento donde las delegaciones que en esta ocasión han llegado de más de 25 lugares diferentes, puedan interactuar entre ellos, esta actividad estuvo dirigida por Esperanza Rojas a partir de 5 preguntas donde se pretendía que cada quien consultará algunos datos de las personas que tenía a su lado y así dejar de ser anónimos.

Después del almuerzo vino la conferencia inaugural por parte del padre Frank Gerardo Pérez Alvarado, Superior General de los Religiosos Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores titulada “Misión Compartida” quien a través de algunas preguntas orientadoras desarrollo una profunda y aportante reflexión para toda la Familia Amigoniana.

Quiero primero que todo delimitar la misión del laico en la Familia Amigoniana y para ello traigo algunas interrogantes:

¿Dónde te ubicas como laico en la misión?

¿Qué no es misión compartida? ¿No es una simple colaboración en la iglesia?

El laico debe ocupar su lugar, en la misión compartida, desde la apertura del concilio vaticano II, y hay responsabilidades de parte de la iglesia líder y los laicos practicantes.

El laico es miembro del pueblo de Dios, no hay ministerio oficial, pero una misión específica en la iglesia y en el mundo, se trata de una experiencia cristina comprometida en un proyecto con identidad. Es la misión de Dios los laicos solo siendo sus zagales.

Lo que sostiene la misión es la espiritualidad y el carisma, modo propio de la participación. La misión es un don gratuito de nuestra vocación. Sin vocación la misión se trastorna. La misión compartida tiene que ayudarnos a crecer juntos. Implica compartir responsabilidades, con significación apostólica. Caminar juntos, convocando a evangelizar juntos. Arriésguense al campo de misión para promulgar el carisma, con iniciativa de alto nivel.

Tu vocación como laico es libre, espontánea no se concibe como la de un auxiliar o secretario, no es el pajecillo o monaguillo que ayuda al párroco de turno, luego de su ponencia se inicia el trabajo por grupos para el cual se entregan algunas preguntas orientadoras que fueron resueltas en grupo.

En general los asistentes se mostraron muy interesados por los aportes del tema que el padre Frank preparó porque fue la oportunidad de cuestionarnos y evaluarnos en el cómo asumimos el reto y la necesidad de hacernos cada vez más conscientes de que la mejor misión es la que nace directamente del corazón y la entregamos voluntariamente al servicio del prójimo.

Otras de las conclusiones de los grupos de trabajo fueron que en algunas oportunidades surgen dudas en el trabajo realizado debido a la falta de iniciativa y que en algunas oportunidades también se evidencia falta de profundización en los modelos carismáticos. Se siente en algunas comunidades que en algunos religiosos y hermanas no hay la suficiente credibilidad en el trabajo que se hace desde los laicos y se siente una especie de recelo.

Para el final de la tarde la presidenta nacional señora Rosario Ramírez de Quezada presenta el informe de gestión de estos últimos dos años donde hizo énfasis en la consolidación de la Asociación de Laicos Amigonianos –ALCAM– que cuenta con personería jurídica y está legalmente constituida, ella es la oportunidad de ofrecer servicios y recibir donaciones que nos ayuden a impactar y mejorar las condiciones de vida de las comunidades en las que hacemos presencia.

Menciona también que estamos constituidos en ocho regionales y que se cuenta con alrededor de 1800 personas que en Colombia se congregan periódicamente en los diferentes grupos y que siguen el proyecto de vida y el plan de formación que se han estructurado en tres dimensiones la Humana, la Cristiana y la Carismática.  

Otra labor que se ha venido realizando con determinación es el acompañamiento de los grupos de Juvam porque hemos entendido que son el futuro de la Familia Amigoniana y que de su acompañamiento y empalme a nuestras actividades depende su continuación y la consolidación de los grupos de Familia Amigoniana, de hecho es importante resaltar que en los últimos tres encuentros nacionales de Familia Amigoniana hemos contado con representación de Zagalitos y de Juventudes Amigonianas.

Antes de la cena el presidente de la Juvam Nacional Diego Andrés Alba Blanco presenta el informe de gestión en el cual se destacan los realitys Amigonianos, la participación de más de 190 jóvenes que en enero asistieron a la JMJ con el Papa Francisco en Panamá, los campamentos marianos realizados cada año y las jornadas de misiones de Semana Santa y Navidad en las cuales se hacen novenas, se visitan enfermos y se entregan regalos a poblaciones vulnerable en todos el país.

Se termina este primer día con la Santa Eucaristía precedida por el padre Frank Gerardo Pérez, Superior General y concelebrada por nueve Religiosos Terciarios Capuchinos presente en el evento.

A las ocho de la noche se tuvo la inauguración oficial del VI Encuentro Nacional de Familia Amigoniana acto que contó con la presencia de las hermanas Anabel Céspedes, Hna Cecilia Pascuini, entre otras, del Gobierno General, la hermana Yalile Jurado y parte de su Gobierno Provincial de la Provincia Madre del Buen Pastor, Monseñor Bartolomé Buigue Oller, el padre Frank Gerardo Pérez Albarado, Superior General y el Arnoldo Acosta Benjumea, superior Provincial Provincia de San José.

El saludos por parte de las hermana estuvo a cargo de la hermana Anabel Céspedes en representación de la Hermana Ana Tulia López Bedoya, Superiora General. La cual inicia sus palabras diciendo “gracias sean dadas al padre” hoy nos surge ir de prisa al encuentro de nuestros hermanos. Cada uno de nosotros esta llamado hacer artesanos de la paz…” Ir y atender aquellos que son excluidos por la sociedad.

Que las palabras del padre Luis Amigó y del papa Francisco no caigan en el vacío, más bien que nos dejemos iluminar por el espíritu santo para:

-Sentirnos familia

-Contagiar nuestro carisma

-vivir nuestro ser de bautizados y enviados

-Ser portadores de paz y alegría

Llevando con alegría la misión de nuestro padre fundador.

Quien nos convoca es el Señor a través del carisma del padre Luis Amigó, comunidad de fe donde podemos ser misioneros y la comunión nos invita a ser comunidad y nos convoca a la comunión, y todos aportando para el bien común. Proyectarnos y salir al encuentro de los demás, ya que la vida clama en los que más lo necesitan. Escuchémoslos y acojamos la construcción del Reino de Dios.