Un reto fundamental: SENTIDO DE PERTENENCIA

Ya adentrado en el Tercer Milenio el reto que se nos plantea a los Amigonianos Laicos y Cooperadores no es nuevo, el reto esencial de nuestra vocación es apersonarnos del legado del padre Luis Amigó de ir en pos de la oveja descarriada y devolverla a la sociedad.  Es un reto que se traduce en una respuesta voluntaria que “dura toda la vida”. Esta decisión como otras que adoptamos en nuestra vida y que sabemos que nos ligarán para siempre a la Familia Amigoniana, se encuentra hoy con la responsabilidad de la misión compartida con las Congregaciones de Hermanas y Religiosos Terciarios Capuchinos.

El sentido de pertenencia, no obstante, debe ser capaz de adaptarse al juego de la vida, de acomodarse a ese cambio continuo del devenir histórico. Es preciso renovar ese sentido de pertenencia de manera que no quede anquilosado, que no quede colgado en unos parámetros pasados y se haga estéril con el tiempo. Debemos disponernos para ser capaces de hacer cambios que dinamicen los grupos y la vida de la Familia Amigoniana en su conjunto.

Les estamos invitando para que estemos siempre atentos a las diferentes vocaciones que enriquecen nuestro caminar y le dan un sentido más humano a la existencia de tantos que sufren y padecen en la sociedad actual.