Depende también de ti

Apoyo en la Educación  Sexual de los niños, niñas jóvenes y adolescentes

Una vez que han decidido ser padres, la atención se debe dirigir hacia la formación del corazón y el carácter de su hijo. La dinámica de la vida, con su día a día, aportará el conocimiento y la sabiduría para enfocar cada gesto en pro de dicha formación. Luis Amigó, Fundador, Religioso, Sacerdote, Obispo, Profeta de la Misericordia y precursor de la Pedagogía del Amor afirma que “cada niño con problemas es un reclamo de Amor”. Pero, ¿qué tipo de problemas? Quizá está afirmando que su hijo(a) se manifiesta como un(a) chico(a) normal, es usted capaz hasta de comparar y decir que es una versión mejorada de lo que era en sus años pasados… por ello, les proponemos dos retos:

RETO 1: Agarre papel y lápiz. Enumere qué dificultades conoce de su hijo(a) y así podrá partir de la realidad. Si le sirve de algo, tenga claro que no se quedará del mismo tamaño como dice el adagio popular “cuando eres niño, problemas de niños”… No avance hasta tener claridad, o por lo menos, haberse acercado al interior de su hijo(a).

RETO 2: Este tiene dos momentos:

Primer momento Intente escribir:

  1. a) ¿Cómo manifiesta el Amor a su hijo(a)? ¿qué acciones concretas hace por amor?
  2. b) Si tiene pareja, arriésguese a hacerle las mismas preguntas: ¿Cómo le manifiesta amor a usted y a su hijo(a)? ¿qué acciones concretas hace por amor?
  3. c) Asuma el riesgo y responda lo mismo, pero desde la posición de su hijo(a): ¿Cómo manifiesta el amor a sus Padres? ¿qué acciones hace por amor?

Segundo momento: Coteje con su pareja, mejor amigo e incluso su propio(a) hijo(a) su opinión sobre usted:

¿Se siente amado por mí?

Si da pequeños pasos hacia usted mismo, ayudará a definir sus fortalezas e incluso aspectos a mejorar.

Al finalizar los diálogos elabore sus conclusiones.