Gracia recibida

Gracia recibida

Santiago Comunicador Social de la Universidad Católica Luis Amigó dice que «Lo peor es la tos incontrolable», quien se recupero del covid-19 tras haberse contagiado del nuevo coronavirus durante un viaje a Italia, a donde fue a esquiar a finales de febrero.

«He tenido gripes peores, sin lugar a dudas, pero no me gustaría volver a contraerla», dijo desde su autoaislamiento en su apartamento en la ciudad de Medellín.

Por mi padecimiento de diabetes tipo 1, el tener el virus «me quito toda la paz, y además las fiebres tan altas me dejaron sumido en cama por casi nueve días en los que no pude tener contacto con nadie solo con doña Eva que era la que me dejaba los alimentos sobre la mesita  afuera de mi cuarto”, lo único que me ayudó a superar mis largos tiempo de soledad y de angustia fue la estampita de Luis Amigó que tiene el septenario, me la trajo mi tía que es hermana Terciaria Capuchina y me dijo que le pidiera con mucha fe y eso hice por más de veinte días que duro mi aislamiento cuando me dieron el resultado negativo.

Lo primero que hice fue darles infinitas gracias a Dios y al padre Luis Amigó.