Gracia recibida

Gracia recibida

Habiendo soportado por varios días un fuerte dolor en su columna que le estaba ocasionando discapacidad e invalidez, y tras haber realizado varios exámenes diagnósticos que nos ayudarán a identificar el origen de los fuertes dolores, los médicos no se explicaban los dolores de mi hermano Jaime que siempre había sido un hombre sano y fuerte, pero que ahora se veía reducido.

Todos en casa empezamos cadena de oración y el septenario a la Virgen de los Dolores pidiendo que el padre Luis intercediera por él y que se le quitará ese fuerte dolor que nos afectaba anímicamente a todos. Se unieron además a la oración los grupos de Familia Amigoniana a los cuales les pedimos ayuda en esta situación.

Tras una junta médica se determinó que se le realizará una resonancia magnética con el fin de identificar el origen del dolor, fue así como se pudo determinar que el dolor se producía por el nacimiento de unos huesecillos en la columna una malformación en la columna que compromete tendones y articulaciones, traumatismo que efectivamente es dolorosísimo.

Lo milagroso de todo fue que no se requirió cirugía y que después de un tratamiento y algunos medicamentos inyectados mi hermano ahora a recobrado su calidad de vida y su recuperación es evidente, gracias a toda la Familia Amigoniana y a la intercesión del padre Luis Amigó que una vez más nos muestra su favor.

Rosario, septiembre de 2020. Buenaventura. Valle-Colombia