Padre Luis Amigó, Gigante de la Santidad

Padre Luis Amigó, Gigante de la Santidad

Durante su servicio pastoral, bien sea como capuchino o como obispo, se distinguió por su profundo amor a Dios y por su confianza en la Divina Providencia: esto lo llevó a poner en sus manos todo proyecto, en la certeza que, si la obra respondía a la voluntad de Dios, llegaría a realizarse. Y de esto tuvo muchas pruebas sobre todo en el ámbito de sus dos congregaciones que, a pesar de tantas dificultades que tuvieron que enfrentar, lograron crecer y afirmarse.