Los Amigonianos educamos para la vida

Formar a los jóvenes para que asuman una nueva perspectiva de la realidad y que se proyecten competitivamente en la sociedad es un reto y una tarea entusiasmante que a diario nos exige mucha creatividad, paciencia y dedicación. Cada uno de los educadores y colaboradores ponemos lo mejor de sí para ayudar a los chicos y chicas a descubrir sus verdaderas potencialidades y vencer los miedos e inseguridades con los que llegan a nuestras instituciones.

Al mismo tiempo se trabaja con las familias de los jóvenes con el fin de mejorar las condiciones de vida y generar ambientes de diálogo donde se aborden diferentes temas que de no hacerlo pueden trascender a dificultades mayores.

Partimos del hecho de que somos seres en construcción y en permanente cambio y que de los errores siempre podemos aprender lecciones de vida que forman nuestro carácter y nuestra convivencia por eso la Familia Amigoniana va más allá y con la prospección llegamos a otros escenarios, siempre para mejorar.

Con la llegada de Luis Amigó peregrino a la Institución Educativa Carlos Lleras Restrepo -La Pola- se pretende que los jóvenes se apropien de su existencia personal y la dirijan con libertad y responsabilidad sin dejarse seducir por las influencias externas negativas. Estamos convencidos de que el paso de Luis Amigó por nuestra institución contribuirá a trascender nuestra espiritualidad y a tener una nueva dimensión del Carisma Amigoniano.