Un corazón abonado

En pasados días la Clínica Cardio Vascular de la Congregación Mariana de Medellín realizó un emotivo reconocimiento a las Hermanas Terciarias Capuchinas por su gran servicio y el excelente aporte que realizan con tanto amor a los pacientes y comunidad en general.

Como uno de los objetivos de la institución es reconocer el aporte que realizan algunas entidades en bien de la comunidad en esta oportunidad se ha entregado este reconocimiento a las hijas espirituales del padre Luis Amigó quienes siempre han tenido la misericordia y la compasión como ejes de su trabajo en la clínica.

El evento contó con la asistencia de galenos, directivos y amigos en el cual se ofreció un almuerzo de gratitud a las Hermanas Terciarias Capuchinas por su servicio altruista.

¡Dios les pague Hermanas por multiplicar la bondad por medio del servicio amoroso a cada uno de los pacientes de nuestra Clínica Cardio VID!

La clínica es reconocida por su excelente calidad y por tener un grupo de especialistas de alto nivel en el país, con más de cincuenta años de servicio se ha especializado en diagnósticos, tratamientos y urgencias en las áreas cardiovascular, torácica, pulmonar y neurovascular.

Gracias hermanas por su presencia y el incondicional amor.